Archivo de la categoría: blog

#Canícula; la publicación

Os venimos a hablar otro poquito más de #Canícula. Este verano estuvimos inmersas en una estancia de investigación organizada por nuestros amigos de Pista 34 en la Sala Amadis de Injuve. Fueron días ajetreados y calurosos entre reflexiones, encuentros con otros colectivos y el taller que impartimos llamado ‘CCC Cotidiano, Casero, Creativo’. Y el pasado miércoles por la tarde , por fin, volvimos a esta sala que fue nuestra casa durante 15 días en julio. Nos reunimos alrededor de unos tés y mini roscones de reyes para presentar la publicación que relata esta gran experiencia de nuestro verano 2016.

img_0688

La publicación ha sido diseñada por la ilustradora Cinta Arribas, y recoge los textos que hemos elaborado todos los participantes de este enriquecedor proyecto (Cumpleaños en el bloque, Coco-D Collective, La Criminal y El Tipi).

En nuestro caso, un texto que cuenta con pinceladas los posos que dejaron los encuentros que tuvimos con otros colectivos que trabajan con la participación ciudadana (La Liminal, La Dula, La Ciudad Demudada, Paisaje Transversal, Transductores e Idensitat). Colectivos que abrieron las entrañas de sus proyectos con nosotras para reflexionar sobre los comunes de los que nos dedicamos a trabajar la cultura, la gestión cultural y el arte a través de la participación ciudadana.

También quisimos explorar en esta publicación las sensaciones que nos había traído #Canícula. Observarnos y percibir si hemos cambiado como proyecto después de esta experiencia. Aunque sea solo por ser nuestra primera vez impartiendo un taller creado desde cero por nosotras, hemos cambiado ¡claro! ¡y bien felices que estamos de haberlo hecho!

No nos enrollamos más y os dejamos el PDF con la publicación completa, ¡es preciosa! ¡disfrutadla!

16 14

16 14

 

 

11

Curso CCC: Cotidiano, Casero, Creativo

Cumpleaños en el bloque ha sido uno de los proyectos que, como contábamos en la pasada entrada de este blog, ha formado parte de #Canícula-Días Perros, un programa de dinamización de la Sala Amadís del Injuve coordinado por Pista34. Después de unas charlas con proyectos que trabajan en el espacio público, con la participación y la cultura y con miradas hacia lo territorial y lo barrial, nos pusimos manos a la obra y llevamos a cabo un taller que se realizó entre el miércoles 20 y el jueves 21 de julio. En este taller nos planteamos el reto de cómo trasladar la actitud de lo doméstico hacia un lugar que no es una casa, como es la Sala Amadís, y hacia un barrio que no es el nuestro, como es el distrito de Salamanca. En todo momento quisimos pensar el barrio como creadores y como vecinas, transmitiendo la idea de que del mismo modo que cuidamos nuestro espacio doméstico, nos gustaría cuidar e imaginar nuestro espacio cotidiano: el barrio. El resultado fue una exposición colectiva, pensada y consensuada entre los participantes, y que está abierta a los próximos colectivos habitantes de la sala y a las personas que se quieran acercar y hacer su aportación al display gracias a unas “instrucciones de uso” disponibles en la pared.

3

Empezamos el taller conociéndonos a través de nuestras casas trayendo cada uno una foto de su espacio doméstico y una foto de un lugar de su barrio que le hiciese sentir “como en casa”. Usando esa sencilla dinámica pusimos sobre la mesa aspectos que son para cada uno de nosotros vitales en la construcción del espacio público que nos rodea: verde, participativo, cultural, con comercios de proximidad, con espacio para el juego, dinámico o conectado son algunos de los conceptos que nos llevamos en la mochila durante la ruta barrial que realizamos en el distrito de Salamanca.

16 14

Para poner en práctica esta construcción imaginativa de lo que es para cada una un espacio público interesante o necesario en un barrio, reinterpetamos la técnica de la refotografía; una práctica que consiste en poner en un lugar una foto de ese mismo sitio tomada años atrás. Nosotros, sin embargo, jugamos con tomar una foto haciendo pequeños saltos en el tiempo, para que, durante un rato, abriéramos ventanas a las múltiples posibilidades que tiene un barrio de relacionarse de manera afectiva con sus vecinos y vecinas. ¡Aquí puedes ver más fotos de la ruta!

12

Para nuestra ruta y exposición tuvimos la suerte de contar con las experiencias y consejos de otros agentes asociativos y artísticos que trabajan en el distrito, como son la Asociación de Vecinos Goya-Dalí, gracias a la cual el monumento diseñado por Dalí sigue en pie tras haber pasado por innumerables procesos de reivindicación del valor artístico de la pieza, y la asociación cultural Guindostán, un espacio de cine, múscia, arte y cohesión que se encuentra en el barrio de la Guindalera y que en tan solo 4 años ha realizado gran variedad de actividades con arraigo a su entorno, trabajado por la recuperación del contacto con su realidad inmediata, el barrio, a través de la cultura y la dinamización. Finalmente, ‘Habitar-constelar’ fue el display expositivo que se configuró gracias a las miradas y las aportaciones de todos los y las talleristas, del apoyo de Pista 34 y de la caminata por el barrio, donde entre todas quisimos reflejar el cuidad doméstico hacia el espacio público a través del trabajo colaborativo, afectivo y casero.

blog

11 16

kjh blg 1

 

 

fotos canicula 2

Canícula y Días Perros

A veces en verano el tiempo parece quedarse un poco parado, el calor envuelve todo y el aire se queda en suspensión. En este periodo canicular, donde las temperaturas son las más altas de todo el año, también hay tiempo para aprovechar el sosiego que da la época estival y disfrutar de los proyectos con un poco más de placer y tranquilidad. Este verano en Cumpleaños en el bloque tenemos la oportunidad de participar en Canícula, unas estancias y talleres que han preparado el Injuve y Pista 34 en la Sala Amadís de Madrid. El nombre de este proyecto tiene una explicación que nos ha encantado, y es que una estrella conocida como La Abrasadora, en la constelación de Can Mayor, es la que pasa por el cielo en esta época del año, de ahí la famosa expresión “días perros”.  También participarán a lo largo de este verano COCO- D Collective, La Criminal y El Tipi.

caniculapizarra

El objetivo de esta estancia es repensar y generar contenidos bajo el lema “Dar-Recibir/ Recibir- Dar”, para lo que tendremos durante dos semanas un espacio con diversidad de materiales y apoyo en mediación para desarrollar la residencia. Pensando en este leit motiv hemos decidido trabajar en colaboración con otros colectivos o proyectos como La Liminal, La Dula, Paisaje Transversal, La ciudad demudada e Interfícies. Con ellos vamos a plantear unas sesiones de trabajo en las que hablar sobre temas relacionados con la participación ciudadana, el desarrollo de proyectos culturales en comunidades y por supuesto sobre su relación con el espacio doméstico. También vamos a realizar un taller, “Curso CCC: Cotidiano, Casero, Creativo: taller de reflexión, cuidado y construcción de barrio a través de la refotografía”, en el que haremos un ruta por los alrededores de la sala Amadís usando la técnica de la refotografía, para imaginar otros barrios posibles y posteriormente hacer una exposición colectiva.

canicula mesi  canicula

Hemos mantenido cinco sesiones de trabajo con los colectivos nombrados anteriormente. Con La Liminal tratamos conceptos como la importancia de compartir conocimientos desde lo cotidiano, apelando a experiencias por todos conocidas y a un lenguaje común, rompiendo así con prácticas verticales en las que la mediación se produce de arriba a abajo. Para el trato con las comunidades pensamos en la importancia de la feminización, la flexibilidad, los cuidados, la sensibilidad o la atención.

En el encuentro con La Dula tratamos la importancia de que los proyectos participativos tengan un anclaje barrial para la gestión comunitaria, y cuando estos no se produzcan desde la autogestión, sí al menos busquen agentes, necesidades o personas que sirvan de nexo de unión entre la comunidad y el proyecto dinamizador. Nos cuentan que para la impulsión de sus proyectos se sirven de lo que llaman ‘grupo motor’, el cual tiene en cuenta a los distintos movimientos, asociaciones o técnicos implicados así como las distintas sensibilidades existentes en las comunidades.

Hablamos también con Antonio R. Montesinos de La ciudad demudada. A través de este proyecto desarrollado en La Térmica de Málaga pudimos conocer lo que ellos llaman ‘derivas’, otra forma de conocer la ciudad, paseándola sin rumbo fijo y los ojos abiertos a otras realidades. Este proyecto ha realizado estas derivas en busca de una cartografía alternativa, creando otra memoria barrial y dando visibilidad a historias a través de objetos e imágenes que luego reflejaron en una exposición.

En el  encuentro con Paisaje Transversal hablamos de la importancia de crear proyectos globales, de largo recorrido en el tiempo y transformadores a nivel social, de manera que aborden a las comunidades de forma integral. Nos introdujeron en conceptos como bottom-up, top-down o middle out, referidos a los distintos niveles desde los que se construye un proyecto, dependiendo si es desde abajo (bottom-up), desde arriba (top-down) o desde el medio (middle up). Al igual que La Dula, nos hablaron sobre el papel que desempeña el ‘grupo motor’, encargado de generar una metodología de participación que dinamice a la comunidad e incluya sus deseos y voluntades dentro de la construcción colectiva del proyecto.

Nuestra última reunión fue con agentes de Barcelona, concretamente con Javier Rodrigo, coordinador de Transductores, y con Laia Ramos, gestora cultural y coordinadora de Idensitat. Con Javier Rodrigo tratamos  el tema de los lugares de conflicto en el ámbito de la mediación: “mediación no es llegar a acuerdos, sino diagnosticar problemáticas”, entendiendo así que es más importante diagnosticar y visibilizar que resolver, a través del codiseño y el aprendizaje mutuo. Con Laia Ramos, hablamos sobre lo necesario que es transformar el espacio no solo en el estrato físico, también en el temporal y en el social. Para este proceso, recalca la importancia  de la construcción de proyectos con otros colectivos y las complicidades con instituciones diversas. Propone que la participación debe tener unos estándares de calidad y generar espacios de empoderamiento colectivo, en el que tanto las instituciones como la ciudadanía estén dispuestas a colaborar y a trabajar como vasos comunicantes.

canicula mesa

Cuartos

Queremos reflexionar en este artículo sobre los procesos de mudanza, más concretamente sobre la mudanza (inicio, trama y desenlace) de tu propia habitación. Nos surge realizar este texto inspiradas por la obra de Lucía Ybarra y su proyecto ‘Remembering Home’, en el que la fotógrafa retrata casas antes y después de que vivieran sus inquilinos. Las dos que escribimos este artículo y que formamos parte de ‘Cumpleaños en el bloque’ estamos pasando casi a la vez por momentos similares. Dejamos una habitación del mismo barrio de Madrid, en la zona del Rastro, para cambiarnos no solo de casa sino de ciudad. Queremos compartir aquí cómo estamos viviendo este proceso de sacar todo de los armarios, revisar lo acumulado para luego vender, regalar o transportar de nuevo, cómo es vaciar una habitación de recuerdos y repasar mentalmente cada uno de los cambios que hiciste. Un texto que habla de cambios, tránsitos y búsqueda de identidad a través de un espacio propio.

Rodrigo de Guevara, 2. La habitación del balcón

Llegué a la que ha sido mi habitación en septiembre de 2013 con ganas de estar allí, aunque también con incertidumbre de no saber cuánto tiempo me quedaba. He habitado en esta casa durante unos años cambiantes e inestables, en los que el mañana ha sido una intriga constante. Esto, traducido a la vinculación que creas con un cuarto es muy significativo ya que el apego y los cambios han sucedido lentos. Mi mayor esfuerzo (y recompensa) fue darle a la habitación el equilibrio que a mí a veces me faltaba, así que poco a poco hice cosas como pintar el balcón de blanco, eliminar casi todos los muebles que estaban antes de que yo llegara o conseguir una cama o una mesa más grandes con recursos limitados. Tres momentos importantes fueron cuando conseguí ayuda para comprar, transportar y montar un armario (casi dos años estuve sin tenerlo), cuando llegó un compañero de piso que me regaló y luego ayudó a poner unas estanterías y cuando me encontré debajo de mi casa una de las sillas más bonitas que hayan visto las calles del Rastro. A esto, se suman todos los regalos que poco a poco fueron decorando mi habitación, como un paipay de Nicaragua o una lámina con la inicial de mi nombre, importantes por venir de personas vinculadas a mí en ese momento, lo que ayuda a contextualizar mejor el cuarto. He dejado mi habitación con la satisfacción de haber conseguido que fuera mi espacio, no un lugar de tránsito. Y ahora habita en ella una persona a la que quiero, lo que para mí es un buen epílogo como punto final para mi habitación del balcón.

valeria1 valeria4valeria2 valeria3

Valeria Reyes

Las edades de la mujer:
De niña a joven

Me fui de casa de mis padres en el Valenciano barrio de Benimaclet sin quitar ni un solo poster de mi cuarto. Las idas y venidas de las varias becas estudiantiles siempre eran la excusa perfecta para no repensar ese espacio que se estaba quedando cada vez más inmóvil; una especie de santuario del fervor adolescente, un espacio de niña rebelde dentro de una casa con parquet. Paredes llenas de Cheguevaras y frases de Lennon acompañaban las visitas al hogar familiar, y por un par de noches me convertía en esa adolescente rastuda que ya poco tiene que ver con la persona que soy.

En octubre de 2015, sin pensar demasiado en ello, así sin darle demasiada importancia, arranqué la primera chincheta de los afiches y postales que llevaban colgados más de una década. Casi diez años después de irme de casa de mis padres, sentí que en ese instante verdaderamente me había ido, y con ellos la niña rebelde. Una pared blanca en constante limbo es ahora el espacio donde crecí. Una habitación ahora sin definir que ya no le pertenece a nadie.

habita roser afiches habitacion roser

De joven a adulta

7 habitaciones han pasado por mi durante estos últimos años, 3 de ellas en Madrid. Haciendo malabares con el precio, la cercanía al centro, con la calefacción y la luz, jugando a la lotería de los compañeros y de los caseros rateros, al final la encontré. Orientada al este para que me despertara el sol, con un balcón a mis pies para que viera crecer la rúcula, con un pequeño armario para que me obligue a ser ordenada, mi habitación de calle Mira el rio baja ha sido mi lugar feliz.

“Motivos de trabajo es una respuesta de mayor”, ha sido mi queja cuando, sin ningunas ganas de dejarla, tuve que meter mis cosas en cajas para irme a Barcelona. Ahora mismo, tan solo unas semanas después de haber llegado aquí, no tengo habitación propia, y cada vez que busco me digo “ninguna es como ella”.

Untitled habitacion mira el rio vacia 2

 Roser Colomar

 

https---www.youtube.com-watch-v=HG5MFeeV8Yg (2)

La aventura del saber

Gracias al programa de La 2 de TVE, La aventura del saber, tenemos un precioso reportaje de Cumpleaños en el bloque. Un día de rodaje entre los bloques de Rodrigo de Guevara 2, Cervantes 2 y el Archivo de la Villa, dieron como resultado este vídeo. Las tres gestoras del proyecto, Clara Ajenjo, Roser Colomar y Valeria Reyes, explicamos qué es y cómo empezó todo, nuestros objetivos, el montaje de la exposición y las sesiones de investigación entre archivos o hemerotecas. Es  un recorrido por todo nuestro trabajo y esperamos que os guste mucho.

Compartimos aquí el vídeo, ¡que llegue lejos!

Cachetejack

Artistas de lo doméstico

¿Os ha pasado alguna vez que desde que conocéis una cosa, una imagen o una persona, ésta empieza a aparecer de repente por todos los lugares a los que miráis? Nuestra atención pasa desapercibida todos los días frente a miles de estímulos, pero a veces se enciende la chispa con algo y es a partir de ahí cuando nuestra percepción se detiene en su observación. Desde que comenzamos a introducirnos en este camino de la investigación y la reflexión de lo doméstico, hemos ido viendo cómo existen muchos proyectos y artistas que también realizan su trabajo a través de este prisma. Cumpleaños en el bloque quiere realizar un breve recorrido (se nos quedarán un montón en el tintero) de ilustradores, diseñadores, artistas o fotógrafos que hemos ido conociendo en este tiempo y que tratan de alguna manera temas convergentes con la ciudad, el espacio doméstico, la intimidad del hogar o los vecinos.

Arquitecturas

Representar el paisaje de una ciudad o las fachadas de los edificios. La ilustradora portuguesa Ana Frois o la británica Lucy Elridge tienen una serie de casas y de vistas urbanas en las que destacan la importancia que le dan a elementos básicos como tejados y ventanas, y algo de vegetación.

 Ana Frois 2  Lucy Elridge 2

Lucy Elridge 3

 

 

 

Espacios interiores

Hay artistas que se meten dentro de las casas y representan lugares como el cuarto de baño, que Amaia Arrazola convierte en una ducha con entrada al mar. También hemos descubierto la obra de Asier Rua, que en su libro Madrid interior recoge distintos interiores de la ciudad, o del fotógrafo rumano Bogdan Girbovan, que en su serie 10/1 retrata los apartamentos de un mismo edificio. Emilio Pemjean fotografía arquitecturas de casas, que para el autor son el lugar en el que las personas nos relacionamos con el espacio y con lo que construimos en él.

 Amaia Arrazola  Ana Frois 3

Asier Rua

 Bogdan Girbovan 2  Bogdan Girbovan

Vecinos

Hay quienes siguen buscando por las casas en busca de las personas que las habitan. El tandem de ilustradoras Cachetejack captura escenas cotidianas en su fanzine Neighbours, mientras que el también ilustrador Alfredo Herráez imagina cómo serían los vecinos de un bloque imaginario en su proyecto titulado también Nighbours. Las medianeras de los edificios del artista urbano Escif son una forma de sacar al espacio público las vidas de sus moradores, a través de retratos de ellos.

 grandmaniña pija

Lo doméstico

Y si nos asomamos por la mirilla para ver qué hacen esos vecinos, nos encontramos con la obra de Ana Peñas o Hyuro. Ana, ilustradora de la imagen de Cumpleaños en el bloque, ha realizado una importante labor sociológica para retratar barrios y vecinos. Hyuro usó las paredes de una estación de metro para realizar una instalación entre lo doméstico y lo político, para poner de manifiesto el papel de la mujer en las tareas de la casa, un homenaje para reivindicar y dignificar.

Ana Peñas 2
Hyuro

Esto solo supone un breve repaso por los artistas que hemos ido conociendo gracias sobre todo a las redes sociales, seguiremos descubriendo cada día otros muchos como ellos, que juegan un papel esencial en la representación de las escenas domésticas y en cómo imaginamos, vemos y plasmamos los bloques y casas de diferentes partes del mundo.

1868 Tercero derecha

El Archivo de la Villa: un encuentro con el pasado

En Cumpleaños en el bloque hemos estudiado diferentes vías para obtener información acerca de los bloques y del paso de sus vecinos. La principal forma que hemos tenido ha sido a través de sus inquilinos, rastreando a través de sus documentos y testimonios. Pero, ¿cómo hacemos para conocer la fecha de construcción del bloque, los antiguos inquilinos que han pasado por ellos o los negocios y tiendas que han ocupado sus bajos?

la foto                                 Placa conmemorativo de la última casa donde vivió Cervantes.

El principal organismo en Madrid que recoge este tipo de documentación es el Archivo de la Villa, en el centro cultural Conde Duque. Este archivo contiene los documentos generados por el Ayuntamiento de Madrid, como nacimientos, matrimonios, licencias  urbanísticas o padrones, especialmente a partir de mediados del siglo XIX y hasta el siglo XX. Actualmente estamos rastreando la historia de tres bloques del Barrio de las letras: Huertas 18, Cervantes 2 y Plaza Matute 12. Los dos primeros son bloques donde vivió Miguel de Cervantes, el tercero es el único bloque modernista habitado de Madrid, conocido como “Casa de Pérez Villaamil” y diseñado por Eduardo Reynals.

Cuando llegas al archivo , el primer paso que hay que dar es obtener las cintas microfilmadas, que contienen las fichas con las signaturas de todos los posibles documentos pertenecientes a cada bloque, las cuales están ordenadas por las distintas calles y números de Madrid. Una vez se consigue la signatura, se solicitan los fondos al personal del archivo, que pueden estar microfilmados, y en muchos casos, se conserva el documento original, al que se puede acceder e incluso digitalizar.

1868 Tercero derecha                     Padrón de la Calle Cervantes, 2 (1868).

Además del placer que supone poder tocar estos expedientes y ver las fechas, los nombres y firmas de las personas o los cambios de caligrafía según las décadas, estos documentos nos dan muchas pistas de los negocios que han ido pasando y nos permiten realizar una cronología más exacta de la evolución del bloque. Hemos conseguido denuncias, licencias de apertura, permisos para hacer modificaciones, cesiones de agua o documentos acreditativos de “buena moral y conducta”.

Son documentos de personas normales, anónimas, que sin embargo nos están dando un imaginario de lo que pudo ser hace 100 años el Barrio de las letras, llenos de comercios que hoy en día están prácticamente en extinción, como carbonerías o sastrerías, y otros más comunes como fruterías o casas de préstamos. Viendo los padrones, también podemos ver como la mayoría de vecinos tenían sirvientas o criados, y como desde hace más de un siglo, en Madrid han vivido personas de muchos lugares de España, e incluso del extranjero. Esta investigación documental queremos que sea parte de las exposiciones que hagamos en los bloques y sobre todo, que suponga un buen comienzo de la historia que empezamos a trazar con los vecinos actuales.

 

 

la foto (1)

En Madrid también ha sido verano

Escribimos en pleno verano, cuando el calor aun era aplastante, un texto que hablaba sobre las casas de la playa, de cómo la vida en esta época, más efímera y liviana, fluye en un hogar de costa, de cómo los vecinos se relajan y practican (queremos pensar), una convivencia más amable en un entorno vacacional.  Cuando nos pusimos a reflexionar sobre las casas de verano, la siguiente pregunta fue, ¿y cómo es pasar el verano en la misma casa de invierno?

Ahora que la época estival se está terminando, o eso parece, la que aquí escribe acaba de pasar un verano en Madrid, en la misma casa que el resto del año. Esta casa, del bloque de Rodrigo de Guevara, está situada en pleno centro de la capital, en el barrio de La Latina- Rastro. Esta zona de Madrid está inserta en calles estrechas con edificios antiguos, por lo que adelanto ya, la gran mayoría no disponen de piscinas o de zonas arboladas para crear ambiente veraniego. La casa (mi casa) que durante todo el invierno es fría, la casa que no tiene ventanas que cierren bien, la casa que no tiene calefacción, la casa que no tiene un termo que dure más de una ducha, de repente se convierte en una casa calurosa (aunque mucho más agradable) en verano. Si hiciera una foto a la casa de invierno, todo serían ventanas cerradas, mantas por las habitaciones, sopas, colacaos y tés, pequeñas estufas para gastar poca luz eléctrica y una luz natural más bien tenue.

la foto (1)

Pero en verano, la misma foto con la misma escena doméstica se transforma. Al igual que no tenemos calefacción tampoco tenemos aire acondicionado, por lo que los días de mucho calor cuesta trabajo pensar cómo tres meses antes nos helábamos de frío. Ahora un ventilador decora las habitaciones y las ventanas por fin se pueden abrir. Los balcones pasan a tener sentido, ponemos sillas para desayunar en ellos y hasta la alegría veraniega nos ha hecho poner geranios. Cambiamos las sopas por gazpacho y la luz del verano inunda toda la casa. También, y como contrapunto negativo, nos inunda el ruido de la calle. Es una zona con bastante jaleo, y claro, las conversaciones en verano se alargan más y las ventanas se cierran menos. Cuando vas por las escaleras del bloque, es normal la pregunta, “¿Qué, aquí pasando el verano o es que estás de vuelta?”. Se da por hecho que hay que salir, pero para muchos el verano transcurre sin más movimiento del que esta estación da.

Al final, y aunque la playa esté lejos, el verano y sus cosas idílicas también llegan a las “casas de invierno”. Las verbenas han hecho reunir a barrios enteros y las piscinas públicas (ese espacio de ocio tan solicitado en Madrid y tan raro para foráneos), acaban siendo una buena opción para tomar el sol. El verano en Madrid tiene fama de ser tranquilo, pero lo cierto es que la ciudad sigue estando llena de vida. Todos los vecinos que pasamos agosto aquí nos miramos con complicidad e intentamos disfrutar de esta época, que también en Madrid resulta ser placentera y bonita.

¿Cómo vivimos los espacios abiertos de nuestras casas y bloques?

Los famosos metros aprovechables y construidos de una casa siempre marcan una frontera entre lo real y lo ideal. Muchas de las partes de nuestros suelos no las llegaremos a pisar nunca porque estarán cubiertas de duchas, cocinas, armarios o lavadoras. Sin embargo hay un trocito, que a veces es muy pequeño, y otras es grande como un palacio, que algunos aprovechan para tender y otros para cultivar, y que en estas fechas más que nunca es cuando más se agradece: la azotea, la terraza y el balcón.

¿Cómo aprovechamos estos metros? ¿Son para nosotros espacio construido o espacio útil? Se puede hacer un uso común de las azoteas de un bloque de manera que sean metros aprovechables para toda una comunidad? ¿Cómo podríamos reactivar las azoteas de nuestros edificios?, ¿Cómo poner de acuerdo a una comunidad de vecinos sobre los posibles usos y diseñar colectivamente nuestra azotea?, Desde conocidas campañas de publicidad se nos muestra una visión un tanto idílica a cerca del uso y reactivación de espacios abiertos como las azoteas, los balcones y las terrazas, y parece que si tienes una terraza pero no la usas como elemento decorativo y social las estás desaprovechando.

Sin embargo hay múltiples usos que se le pueden dar a los espacios domésticos y vecinales al aire libre, que no necesariamente pasan por convertirlos en un espacio de relax o de jardinería si ese no es el objetivo. Sino que estos espacios pueden convertirse en un taller, albergar placas solares, tendederos de ropa o tener una sola sillita en medio de un balcón vacío que nos sirva únicamente para sentarnos al final del día y ver el atardecer.

Estas cuestiones se las han planteado el grupo Encajes urbanos, quienes se definen como “el trabajo realizado por un grupo de mujeres en el espacio público”. En Encajes Urbanos se plantean, entre otras cuestiones, el uso de las azoteas de una manera útil y a la vez alegre para todo el vecindario, de manera que no solo nos preocupemos por los balcones y terrazas que tenemos en casa, sino que seamos capaces de ampliar lo doméstico hacia lo vecinal. El objetivo de este proyecto es lograr que balcones, terrazas y azoteas tengan una vida y un uso individual y colectivo nacido de las necesidades de un grupo de personas, sin importar que tengan más o menos plantas, muchas o pocas hamacas o una o ninguna mesa a conjunto. Intentando que se usen y disfruten por todos los vecinos de un boque y que a la vez contribuyan al paisaje urbano de nuestro entorno.

encajes urbanos

Foto: encajes urbanos proyecto azoteas colectivas.

Oda al ‘bloque de la playa’

veranopost2 veranopost5 veranopost1 veranopost6

Estamos en verano, los bloques (algunos) se vaciarán, y se llenarán las casas edificadas a las orillas del mar, del río, en las laderas de las montañas. Algunas se llenarán cada verano con vecinos diferentes, otras serán habitadas por los mismos vecinos año tras año.

Las casas en verano siempre sufren cambios, bien porque los vecinos las cierran y se despiden de ellas hasta que amaine el calor, o bien porque son adaptadas para que se parezcan lo máximo posible a la casa de la playa, aunque estén construidas en plena Diagonal de Barcelona. Este post es el primero de dos, con los que queremos hacer un homenaje a ambas maneras de pasar el verano: en la ciudad o en las casas veraniegas.

Cumpleaños en el bloque pretende celebrar y recuperar la vida en común que se genera en un contenedor de vidas individuales, como son los edificios de viviendas en las ciudades. Exploramos lo común de los bloques de vecinos, lo común de lo cotidiano, de lo doméstico. La mella que cada individualidad deja en el común del bloque. Nos gusta pensar que todavía existe y se puede construir el común de los bloques, y que hay que celebrarlo. Nos gusta pensar que CEB es un proyecto 3D, que experimentamos con las generaciones de vecinos que están, con las que estuvieron, y queremos generar bloque para las que vendrán.

A priori podría parecer que en las casas de verano no cabría celebrar un momento de comunidad vecinal al uso. Cumpleaños en el bloque no tendría nada que hacer con las comunidades de vecinos veraniegos porque son comunidades efímeras, idílicas (en el mejor de los casos), como los amores de verano. En cambio, queremos pensar que seguramente es el momento en el cual los vecinos se relacionan de una manera más distendida, porque en la casa de la playa las reflexiones llegan fácil, los anhelos también.. Son las casas donde, con más facilidad, a los vecinos de al lado les perdonamos todo (o casi todo); total, hasta el año que viene no volvemos.

Nosotras no nos conformamos con pensar hacia el común cotidiano en las paredes donde los vecinos desfogan su estrés, alegría y demás vivencias del día a día. Por eso, nos encantaría celebrar el cumpleaños de una casa de la playa, o de muchas. Casas que son hogar determinados días, estaciones, incluso solo un puñado de horas.

¡Felices vacaciones vecinos y vecinas!